04 febrero 2012

Miniserie "Chacalon, el angel del pueblo"

En el año 2005, la productora peruana Michelle Alexander/Susana Bamonde rodaron una miniserie de 2 capitulos para la TV peruana llamada CHACALON, EL ANGEL DEL PUEBLO.
Esta miniserie fue protagonizada por Gustavo Cerron (como Chacalon) y Tula Rodriguez (como esposa de Chacalon) entre otros actores destacados. La serie fue un exito rotundo en su estreno por la TV peruana, aunque chacaloneros de foros de cumbia dicen que la serie no es del todo verdadera respecto a la vida de Chacalon y en ella hay muchas falsedades.
Aqui teneis varios fotogramas de esta estupenda serie dedicada a la vida del Gran Dios Chacalon!!!































Un interesante articulo sobre la miniserie de Chacalon publicado originalmente por el diario peruano La Republica el 25 de marzo de 2005

A finales de abril, tras la culminación de “Misterio”, Frecuencia Latina estrenará la miniserie sobre Chacalón. Domingo tuvo acceso exclusivo a la grabación de la “boda” del protagonista con una Tula Rodríguez transfigurada en la esposa del rey de la cumbia peruana. De paso, fuimos testigos del esperado primer encuentro de la viuda del músico con los actores.
Dicen que lo último que funcionó allí fue un colegio (el San Fernando), pero al recorrer sus ambientes se perciben los rezagos de lo que fue una mansión de familia acaudalada. Lo denotan los inmensos patios y jardines y los amplios salones, así como las imponentes escaleras: de madera la principal, y la de hierro que lleva a la azotea.
Como sea, nadie diría que dentro de esa típica casa barranquina completamente amurallada se recrean los principales capítulos de la vida de un ídolo de la música popular peruana, como fue Lorenzo Palacios, Chacalón.
“Chaca, ¿estás listo?”, le preguntan a un tipo algo bajo y gordo, con el cabello hasta los hombros gracias a la magia de las extensiones. “El cabello me ha crecido desde que me dieron el papel, pero no tanto como se hubiera deseado, y la grabación ya se acaba”, explica Gustavo Cerrón (29), el elegido para representar a Chacalón, mientras se dispone a quitarse una de esas camisas coloridas que el Rey de la Cumbia ostentaba en sus conciertos, para vestir frac matrimonial.
Es la tarde del viernes 18 y estamos en la habitación que sirve de camerino para los 15 actores y alrededor de 20 figurantes que participan en la miniserie. El ajetreo que se siente es fuerte, pero las asistentes de producción (40 personas) juran que será nada en comparación con el que se producirá horas más tarde, cuando deba grabarse la “boda” de Lorenzo Palacios con Dora Puente.
“Este no es mi primer trabajo, pero sí, es verdad, ninguno fue tan protagónico”, asevera Cerrón. De hecho, él asegura ser uno de esos actores premiados por la perseverancia. “No hay casting en el que no me presente, y por eso soy conocido en el circuito de las productoras de cortos, miniseries y publicidad”, detalla. Y fue precisamente en esas circunstancias que, de casualidad, se puso en las manos de Michelle Alexander y Susana Bahamonde, responsables de MSM Producciones.
“Fui a Iguana en pos de un personaje de la novela ‘María de los Ángeles’ –recuerda–, pero Manolo Castillo apenas me vio dijo que, con algunos retoques, yo podía encarnar a Chacalón. Le pasaron la voz a Michelle, ella me probó y… quedé”.
Superada la emoción, Gustavo se percató de la magnitud del encargo y pasó a interiorizar el personaje que hasta entonces le resultaba apenas referencial.
Para compensar ese vacío, el actor dice haber visto documentales y reportajes, así como leído artículos sobre el artista. Con respecto a las canciones, asegura haberse vuelto un fanático de Chacalón. Tanto que a veces las tararea sin darse cuenta. Él sabe que este personaje podría cambiar su vida, y está dispuesto a correr todos los riesgos posibles.
“¡Chaca… empezamos!”, vuelven a gritarle, y Gustavo responde que sí, que ya va. Que solo le falta amarrarse esos curiosos zapatos blancos y, por supuesto, acomodarse el mechón de cabello que siempre atacaba el rostro de Chacalón. Ya listo, se mira al espejo y ensaya el saludo clásico del pulgar derecho en alto que ha sido inmortalizado en sendas fotos. No es igual al malogrado músico, pero basta con que se parezca.
Gustavo queda listo para grabar, pero aún se debe aguardar a Tula Rodríguez, en quien los asistentes se toman más tiempo debido a la necesidad de mostrarla tal cual lo hizo Dora Puente en su noche nupcial. Y mientras la acicalan, en el segundo piso Michelle Alexander registra la actuación de Lucy Bacigalupo y el cubano Joel Sotolongo. La directora se divierte marcando los movimientos, pero también reniega cuando alguna falla la obliga a cortar sin tener la imagen que ella desea. Su temperamento es conocido, pero esta vez la desazón es más evidente tal vez porque ya van por la sétima semana de grabación, cuando se tenía programadas apenas cinco para registrar los diez capítulos de una hora.
“También han tenido que ver el hecho de trabajar con niños –¡no vuelvo a hacerlo!– y el de utilizar una sola cámara (por más que sea la modernísima High Edition, ¡es una sola!), lo que obliga a repetir las escenas para tomar los contraplanos”, advierte. Revela, además, tener listo ya el primer capítulo, y que le ha gustado lo que ha visto, aunque sabe bien que ‘Dina, la lucha por un sueño’ le ha dejado una valla muy alta.
“Auspiciadores, público, periodistas y ejecutivos del canal, todos aguardan que se superen los 32 puntos de audiencia que alcanzó ‘Dina…’, y eso es mucha presión”, anota.
Según Alexander, si algo la tranquiliza es saberse tan respaldada como para superar las deficiencias técnicas de “Dina…”. Para ella, Eduardo Adrianzén ha escrito una excelente historia y el trabajo de Adriana Álvarez (su hija) en la dirección de arte le ha permitido contar con la ambientación apropiada de acuerdo a las épocas (van del 50 al 80, y de allí al 2005).
También elogia la ayuda de Dora Puente, la viuda de Chacalón, quien luego de un lógico tira y afloja financiero (“no tenía una idea clara de cuánto se cobraba por derechos) y de contenidos, terminó prestando fotografías, videos... y hasta ropa.
Lejos ya de la faceta de animadora de mediodía que la mantuvo ocupada durante el 2004 (“¿retroceso en mi carrera? Un rol protagónico nunca lo es”), y enfundada en un vistoso vestido de novia, Tula Rodríguez asegura estar complacida de que le hayan pedido ponerse en los zapatos de Dora. Para empezar, le ha permitido descansar de las exigencias de refinarse, pues necesitaba subir de peso y mostrarse campechana, aunque sin dejar de ser algo formal (la ropa holgada y los peinados antiguos contribuyen con ello).
“Dora confirma eso de que, detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer –enfatiza–. Puede que Lorenzo haya tenido debilidades, pero ella supo ser constante y tomar las riendas de su familia. Sin duda, tenía la mente más amplia y una visión más ambiciosa que la mayoría de mujeres de entonces. ¿Si he conversado con ella? Pues no. Hubiera sido bacán, pero no se ha podido”.
No acababa de decirlo cuando una mujer se paró frente a ella exclamando: “Tula, estás preciosa. Me ha encantado que seas tú quien haga de mí en la serie”. La ex vedette se quedó muda cuando le confirmaron que se trataba de la mismísima Dora Puente.
La llegada de la viuda de Chacalón alborotó el set. La curiosidad de ver cómo se iba a recrear su matrimonio fue irresistible. Ursos Huapaya, un veterano periodista ligado a la música popular y fuente de primera mano en el guión de esta miniserie, le había avisado del acontecimiento, y ella decidió ir con su hijo José María, quien ha heredado el oficio del padre.
“Los recuerdos me estremecen –nos diría luego la señora Puente–. En 1992 nos casamos, en 1993 cumplimos 25 años juntos, y en 1994 Lorenzo fallece”. La ocasión también permitió conocer que era ella quien siempre se oponía a este proyecto, pero que al conversar con Alexander, Bahamonde y Adrianzén quedó convencida de cuán acertado era que la actual generación conozca quién fue su esposo.
“¿Es verdad que puso condiciones?”, le preguntamos. “No. Solo pedí que se vea cómo sucedieron las cosas en verdad”, contestó. Y de inmediato, la rutina se detuvo un instante para que ella colme la curiosidad de Tula, de Gustavo y de todos los técnicos y actores que estaban cerca.
Así, en instantes, la viuda despejó dudas acerca de quiénes eran los verdaderos amigos de Chacalón, de cómo era tratada por su suegra y de cómo era en realidad él como esposo y padre, o de por qué la canción “El Aeroplano” fue una de las preferidas. La tertulia hubiera continuado si no fuera porque Michelle recordó a gritos que había una boda por grabar.
Entonces la vieja casona volvió a ser escenario de las aventuras y desventuras de Chacalón, sin que el resto del apacible distrito barranquino se entere de ello. Al menos hasta ahora.



JOSE LUIS CARBALLO OPINA SOBRE LA MINISERIE "CHACALON EL ANGEL DEL PUEBLO"...

1 comentario:

  1. LA MINISERIE ESTUVO BUENA Y SERIA. CARBALLO ES BIEN QUEJONCITO Y ARENOSOS POR DIOS. TANTO, QUE EN YOUTUBE YA HIZO SUSPENDER CUENTAS POR MONTONES SOLO PORQUE NO LE PAGAMOS NI MIERDA..... ADEMAS EL VIEJO NI SIQUIERA CONOCE BIEN A PAPA CHACALON..... RECIEN SE LE APARECE CUANDO GRABA CON HOROSCOPO

    ResponderEliminar